Flippy, el primer robot que ya está haciendo hamburguesas en tu restaurante favorito

Desde hipertextual > Tecnología

Flippy es un robot que ya está llegando a las cocinas de Caliburger y que es capaz de hacer 300 hamburguesas por hora, aprender de sus errores y limpiar la parrilla.

Los robots de comida rápida siempre han sido el ejemplo perfecto de lo que puede suponer la tecnología, pero la mayoría no habían pasado de meros prototipos para enseñar en ferias o para hacer vídeo sobre el futuro del trabajo en este tipo de restaurantes. Ahora, la compañía Miso Robotic está desplegando la primera flota de robots inteligentes para hacer hamburguesas, y aunque sea de forma preliminar, ya está ayudando a la cadena de restaurantes de comida rápida Caliburger a hacer sus famosas hamburgesas California-style.

 

Flippy, que así se llama este robot, está considerado como un asistente de cocina autónomo (es decir, no para reemplazar a los cocineros, sino para asistirlos) y es capaz de aprender con el tiempo y adquirir nuevas habilidades culinarias gracias a la inteligencia artificial que gobierna su sistema. Miso AI, al igual que los coches autónomos, combina la visión 3D, térmica y regular para detectar automáticamente cuándo se colocan las hamburguesas de hamburguesas crudas en la parrilla y monitorea cada una en tiempo real durante el proceso de cocción y alerta al personal de la cocina cuándo colocar el queso encima o cuándo armar la hamburguesa.

El robot hace mucho más que colocar hamburguesas en una parrilla. Flippy tiene la capacidad de limpiar espátulas mientras cocina y de limpiar la superficie de la parrilla con un raspador, además de ir cambiando la espátula en tiempo real para evitar que la hamburguesa cruda toque una espátula manchada. De momento, Flippy es capaz de hacer 150-300 hamburguesas a la hora, número que varía en función del personal de cocina que le asista.

Como apuntan desde Miso Robotics, no está para reemplazar a los trabajadores, puesto que depende de ellos directamente en el control y en la asistencia al cocinado, pero si que ayuda a la mejora de productividad laboral, reduciendo el desperdicio de alimentos por errores y es capaz de entrega comida de una forma más optimizada y ordenada, además del ahorro en costes de capital que supone, pues su versión básica tiene un coste de solo 60,000 dólares.

De momento, si la prueba con Caliburger es un éxito empezará a entrar de forma más numerosa en las cocidas, dada la facilidad con la que es capaz de cocinar este tipo de alimentos.

+INFO

Commentarios cerrados.