Lo que la adicción al móvil le hace a los jóvenes

Fuente de alimentación regulada para laboratorio

por Oscar Gonzalez en Electrónica

Una de las herramientas más imprescindibles en nuestro laboratorio personal es una fuente de alimentación regulada. Nos permite disponer del voltaje que necesitamos en cualquier momento y tiene infinidad de aplicaciones. Se puede montar de muchas maneras pero quizás uno de los montajes más clásicos es utilizando un regulador LM317. Este integrado hace precisamente eso, regula una tensión con muy pocos componentes externos y puede proporcionar hasta 1,5A.

Os dejo por aquí un excelente tutorial de cómo montar una fuente de alimentación basada en el LM317 donde también se muestran los cálculos a realizar para seleccionar los distintos componentes. El acabado final de este proyecto es estupendo ya que se ha dispuesto todo en una caja con un pequeño transformador toroidal y un panel frontal con serigrafía. No es la joya de la corona, más bien es una sencilla alimentacón sin muchas fcunionalidades (por ejemplo no tiene regulación de corriente), pero con esta pinta le dará un toque profesional a tu laboratorio!

¿Cuánto duran los datos en un SSD sin estar conectado? (la respuesta te sorprenderá)

Este artículo es para los que creían que los datos guardados en un disco SSD perduran para siempre, sobre todo si tienen discos SSD guardados en un cajón.

En los discos duros tradicionales (HDD) los datos se graban sobre platos magnéticos giratorios en su interior, y son lo bastante fiables como para guardar datos intactos durante años aunque no los tengamos conectados. En cambio, los discos SSD son básicamente chips de memoria, que normalmente no duran mucho si no reciben energía eléctrica de forma constante. Aunque es una tecnología que evoluciona constantemente, este detalle preocupa a muchos muchos usuarios y empresas.


Estructura de un Solid State Disk,
o Disco de estado sólido

Un estudio ha revelado que el factor más importante que incide sobre el tiempo que duran los datos en estos discos SSD, es la temperatura a la que funcionaron y la temperatura a la que se guardan.


No todo son ventajas con los SSD…

Para ilustrarlo, podemos decir poner por ejemplo a esos fanáticos (sobre todo gamers ???? ) que se preocupan porque el interior de la PC mantenga un ambiente refrigerado y consiguen temperaturas de operación de unos 25ºC, pero luego extraen el disco SSD y lo archivan en un ambiente caldeado o sin refrigeración y vivan en lugares calurosos, los datos pueden durar intactos por apenas un mes, o incluso menos. En cambio, si tenemos un SSD funcionando a 40ºC pero lo guardamos en un lugar fresco y seco a unos 25º o menos, los datos durarán al menos 105 semanas.

Y lo anterior fue para discos SSD de consumo hogareño. Los discos SSD de nivel empresarial, que suelen tener una gigantesca capacidad de almacenamiento, duran mucho menos:

Estos últimos están diseñados para funcionar en servidores durante toda su vida útil, almacenando inmensas cantidades de datos, y puede ser esta la razón de que sean capaces de sostener los datos durante muy poco tiempo y dependiendo de las temperaturas de operación, corren el riesgo de perder datos cuestión de unos pocos días.

Supongo que este dato lo van a valorar aquellos que suelen hacer backups de sus cientos de Gigas de archivos en discos SSD que acaban guardados/traspapelados en un cajón. Por eso en esos casos lo mejor es guardarlos en un lugar fresco y seco, e incluso conectarlos a la PC al menos una vez al mes para que así se energicen y refresquen sus celdas de memoria.

Para saber más:

 

El ordenador supera por primera vez al televisor en los hogares españoles

El cambio generacional y el ‘streaming’ propician el declive del viejo aparato frente al portátil

El ordenador en cualquiera de sus modalidades (PC o portátil) ha superado por primera vez al televisor en las preferencias de los hogares españoles.A finales de 2016, el 84,9% de los hogares disponía de un ordenador, superando al televisor, que está presente en el 84,3% de las casas, según el informe La Sociedad en Red 2016,que ha elaborado el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) del Ministerio de Industria.

Descárgate AQUÍ el informe

Los nuevos hábitos de consumo audiovisual, sobre todo en las familias más jóvenes, han propiciado una rápida sustitución de la programación de las cadenas de televisión tradicionales por el streaming (visión online). Los expertos apuntan a que, cada vez más, los usuarios quieren ver en cualquier lugar y en cualquier momento sus contenidos preferidos, ya sean los de las aplicaciones de Internet como YouTube, las nuevas plataformas como Netflix o HBO, o los de las cadenas de pago (Movistar +, Vodafone y Orange Televisión), sin las ataduras de tener que sentarse frente al televisor del salón.

El declive de este aparato se pone de manifiesto en que hace tan solo dos años el televisor estaba presente en el 99,2% de los hogares. El ordenador, sobre todo el portátil, tiene además la ventaja añadida de ofrece la versatibilidad de poder usarse tanto para el ocio (vídeo, mensajería, redes sociales o videojuegos) o como dispositivo laboral.

El estudio destaca también que por primera vez más de la mitad de los hogares dispone ya de una tableta (52,8%). Aunque el rey del equipamiento sigue siendo el móvil, ya que en el 97,6% de los casos alguno de los miembros de la familia tiene activa una línea celular. El teléfono fijo está presente en el 85,8% de los hogares y el 77,3% tiene acceso a Internet, aunque solo cuatro de cada diez hogares disponen de televisión de pago (39,1%). El reproductor de DVD o Blue Ray (52,4%), la smartTV (24,7%) y el home cinema (13,8%) son los menos frecuentes.

Si en lugar de los hogares, se toma la equipación individual, domina el smartphone (con conexión a Internet), ya que el 70,4% de los usuarios de 15 años o más tiene uno, porcentaje que se eleva al 92,6% para cualquier teléfono móvil (sea o no un terminal inteligente). Además, más de la mitad de los individuos (53,2%) disponen de un portátil y el 37,5% tiene tableta. Otros dispositivos recién incorporados al mercado como pueden ser el reloj inteligente o smartwatch (5%) y la pulsera de actividad (4,4%) ganan cuota muy lentamente.

Crece el gasto mensual

El gasto medio mensual en servicios de telecomunicaciones en los hogares fue de 69,2 euros (IVA incluido) en el cuarto trimestre de 2016, lo que supone un incremento de 4,7 euros al mes respecto al mismo trimestre del año anterior, De esta cifra, las familias destinan un 47,1% a telefonía móvil, un 21,2% a telefonía fija, un 20,1% a Internet y en un 11,6% a televisión de pago. El año pasado, se consolidó además la contratación de paquetes de servicios de telecomunicaciones, presente por el 75,3% de los hogares.

El salto generacional entre los usuarios de Internet sigue siendo importante. Aunque el 82,7% de la población accede a la Red, el segmento que lo hace de una forma más mayoritaria se sitúa entre los 16 y los 24 años (99,2%). Además, el 93,1% de los jóvenes usan el móvil a diario, frente a los mayores de 65, que lo emplean en un 36,6%.

Para saber más:

Cómo mejorar el WiFi y aumentar la cobertura y velocidad: trucos y consejos

La cobertura del WiFi en nuestro hogar es un problema si vivimos en una casa con varias plantas o en un piso grande con bastantes paredes y habitaciones de por medio. Por ello, vamos a recopilar los mejores trucos y maneras y cómo mejorar el WiFi en casa para que aumente la cobertura, la velocidad, la señal y su estabilidad.

1. Ubicación: evita elementos que hagan interferencias o bloqueen la señal

El problema más común es que el router esté demasiado lejos del dispositivo que queremos conectar. Por ello, tenemos que analizar la colocación del router. Es posible que cambiar la posición, aunque sea un par de metros puede cambiar radicalmente la señal del WiFi.

Es importante analizar qué hay alrededor del router. Tenemos que intentar que haya la mayor distancia posible ante obstáculos, como paredes o techos, aunque sin alejarnos mucho de la zona a la que queremos dar cobertura, siguiendo las siguientes indicaciones:

  • Evitar superficies o grandes paneles metálicos. Por ejemplo, colocar el router detrás de la televisión hará que la pantalla bloqueé gran parte de la señal.
  • Evitar esconderlo en un cajón o ponerlo en una estantería cubierta, pues estaremos bloqueando la señal.
  • Es recomendable alejar el router lo máximo posible de las redes de los vecinos.
  • Colocar el router en una zona elevada y lejos del suelo con pocos obstáculos
  • Alejarlo de microondas y teléfonos inalámbricos (éstos operan en 2,4 GHz, por lo que es posible que si la interferencia es fuerte te llegue mejor cobertura incluso con la red de 5 GHz)
  • Alejarlo de zonas con muchos cables o bombillas halógenas para evitar interferencias.

La equidistancia es importantísima en un router. Si tenemos en un piso, debemos tratar de colocar el router en la habitación que más centrada esté de tal manera que llegue mejor al resto del piso. En una casa con varias plantas, es recomendable que esté en la planta intermedia o incluso en la planta alta, ya que en una planta baja el suelo absorbe más señal, y las ondas WiFi tienden a viajar mejor lateralmente y hacia abajo.

2. Conoce la cobertura del WiFi en tu propia casa

Hay aplicaciones que te permiten conocer cuantas redes hay cerca de ti, la cantidad de señal que te llega de tu red, decibelios, ruido, canal en el que estás operando, etc. Entre ellas encontramos algunas como WiFi Finder o WiFi Analyzer en Android, Wi-Fi Finder en iOS o WiFi Analyzer y Acrylic para Windows. Sin embargo, la más completa es NetSpot que, a través de recorrer tu casa con el ordenador, te permite crear un mapa de tu casa para ver cuáles son los puntos donde más cobertura se pierde y así mejorar el WiFi. Está disponible para Windows y macOS.

3. Antenas: colócalas bien o cámbialas

Si tu router tiene antenas externas, es conveniente que las coloques correctamente. La más común suele ser en forma de L, con una antena apuntando hacia arriba y la otra tumbada apuntando hacia un lado. También puedes optar por cambiar las antenas si tu router lo permite, y tener algunas que aprovechen mejor la potencia de salida.

4. Cambia de canal y encuentra el adecuado para mejorar el WiFi

El canal del WiFi puede ser uno de los factores que más afectan a la señal. Si vives en un edificio y te llegan redes de muchos vecinos, es posible que estén haciendo interferencias con tu red. Por ello, prueba a cambiar entre los canales del WiFi hasta encontrar uno en el que haya menos interferencias.

Con los programas y apps que hemos mencionado en el punto 3 puedes ir comprobando los decibelios de la señal cuando hagas esos cambios (cuanto menor sea el número, mejor; por ejemplo, -30 dB es mejor que -40 dB). Además, puedes ver rápidamente qué canales están usando tus vecinos para ir directamente a uno que no estén usando. Lo más usados suelen ser el 6 y el 11, y los canales van desde 2.401 MHz a 2.473 MHz en saltos de 5 MHz.

5. Usa papel de aluminio o latas recortadas

Sí, el papel de aluminio y las latas recortadas mejoran la cobertura WiFi. Al ser una onda electromagnética, éstas se comportan de la misma manera que la luz. Así, si queremos mejorar el WiFi y su cobertura, podemos poner una lata recortada por la mitad en vertical e introducir la antena por el agujero para que se quede colocada o una pantalla de papel de aluminio. Si orientamos la zona metálica interior hacia donde queremos mejorar la cobertura, notaremos una gran mejora en la potencia de la señal.


Hay muchos sitios en Youtube donde te enseñan a realizar una
pequeña antena parabólica para orientar la señal del WiFi

6. Usa WiFi de 2,4 o 5 GHz: n y ac

El WiFi actual de la mayoría de routers (sobre todo los de fibra) crean dos redes en nuestro hogar: una que opera en 2,4 GHz y otra en 5 GHz. La de 2,4 GHz tiene una longitud de onda más larga, por lo que tiene mayor alcance. Sin embargo, su velocidad es menor. En cambio, la de 5 GHz tiene menos alcance, pero tiene mayor velocidad. Si quieres conectarte a una u otro siempre desde un dispositivo concreto, te recomendamos las siguientes guías:

Con un router con WiFi 802.11n vamos a tener la mayor cobertura posible. Los estándares como el WiFi 802.11ac o 802.11ad tienen menos alcance. El único que mejorará será el 802.11ah, que operaría en la banda de 900 MHz, pero todavía no ha llegado.

7. Actualiza el firmware del router para mejorar el WiFi

Si tu router tiene ya un tiempo, es posible que tu fabricante haya lanzado varias actualizaciones de firmware que arreglen fallos o mejoren algunas funcionalidades. Entre ellas puede encontrarse la velocidad o el alcance del WiFi. Algunos routers requieren bajar manualmente el firmware de la web del fabricante, mientras que otros se actualizan solos o desde el propio panel.

8. Usa repetidores (un router viejo vale también), o WiFi mesh

Si no puedes mover el router ni hacer nada, una gran opción es poner un repetidor. La velocidad no va a ser la mejor, pero aumentarás tu alcance. Hace un mes recopilamos los mejores amplificadores y repetidores WiFi para el hogar, y algunos aceptan hasta WiFi 802.11ac.

Otra opción es recurrir al WiFi Mesh, o WiFi en malla. Existen routers como el NetGear Orbi  que permiten conectar varios puntos de acceso de manera inalámbrica, los cuales actúan como si fueran una única red (de ahí lo de malla). Hay otros modelos como el Linksys Velop o el TP-LINK Deco M5. Otra opción más barata si tienes uno es usar un router viejo como repetidor WiFi.

9. Opta por cambiar a cable (Ethernet, PLC)

Si no puedes hacer nada más por mejorar el WiFi, quizá una opción mejor sea comprar un cable Ethernet y tirarlo por un rodapié o un tubo corrugado. También, si la instalación eléctrica de tu casa es buena, puedes optar por un PLC (tienes dos aparatitos que se conectan a enchufes de la red eléctrica de tu casa: en uno se "inyecta" un cable Ethernet proveniente del router/módem; y el otro "aparatito" para conectar tu PC -lejos- tiene otra toma RJ45 para conectar por cable Ethernet el PC) , o dentro de poco por el nuevo sistema de fibra óptica de plástico en el hogar de Movistar.

Para saber más: