Tema 13: Tratamientos térmicos de la deformaciones.

Jelou,

Aunque este tema va avanzado sobre el de la herramienta y usos básicos, como es cortito lo avanzamos.

Tratamientos térmicos de las deformaciones en carrocería.

Aclarar que los tratamientos térmicos de las deformaciones en carrocería son métodos en los que se incluye aplicación de calor y enfriamiento pero en ellos no se buscan cambios químicos del material.  Antes de describir los procedimientos es necesario explicar en qué fenómeno físico están basados. Todo el proceso está soportado por la enorme diferencia entre el tiempo que tarda en calentarse un material metálico, por potente que sea la fuente de calor, y su velocidad de enfriamiento, de capacidad vertiginosa.  A la vez que este fenómeno va acompañado de una variación en la sección de similares características, produciéndose, por tanto, dilatación muy lenta comparativamente con una contracción casi inmediata. Este fenómeno produce una concentración de material metálico en la zona tratada. Generando finalmente un engrosado de esa zona.

Este tratamiento térmico es ideal para aquellos paneles que bien por trabajo de conformado, o por reparación de deformaciones ha sufrido estiramiento en su sección, debilitando el panel o generando una bolsa o superficie abovedada inestable en su forma. Este panel inestable, al no mantener constante su forma no puede ser embellecido, y tampoco tiene adecuada resistencia, por lo que no cumple ninguna de las dos premisas básicas de una reparación: recuperación estética/forma y de resistencia estructural.

Se puede aplicar mediante diversas técnicas. Originariamente el uso del soplete oxigas o incluso lamparilla de fontanería eran las herramientas más utilizada, en argot del sector se denominaba “poner bandarillas”. Sin embargo, debido a las tensiones térmicas que genera esto en los paneles, la gran zona afectada por el calor y sobre todo la gran área que en fase caliente se expone al ambiente los efectos eran muy contraproducentes. Con la llegada a mediados/finales de aceros especiales y el desarrollo de los equipos de soldadura adaptados para este tipo de procedimientos, el uso de estos equipos de llama han quedado desaconsejados.

Actualmente (últimos 20 añitos de nada) y como una aplicación más de los equipos de soldadura de puntos a una cara se aplica mediante dos procedimientos en función de las necesidades del panel.

  • Tto. térmico con electrodo de cobre: Se aplica para protuberancias muy concentradas (deformaciones puntuales) en las que el material está muy estirado pero en una pequeña superficie. Es decir, impactos de piedras, aplicación de uso de estrella especial con martillo de inercia (más sobre esto más adelante), tras el uso de clavos soldados para resolver deformaciones sin acceso, etc. Su aplicación es instantánea, apenas uno o dos segundos, produciendo calentamiento de la chapa que rápidamente se enfriará con un paño húmedo o un pistolín de aire comprimido capaz de general alto caudal. La ventaja de este segundo método de enfriamiento en deformaciones puntuales es la no puesta en contacto de oxígeno y agua con la superficie en estado de elevada movilidad atómica, lo que facilita la oxidación.

Protuberancias dejadas por arandela especial en reparación de impacto.

Aplicación de electrodo de cobre para alisado de protuberancias.

  • Tto. térmico con electrodo de carbono: En este caso lo que trataremos será un panel embolsado o inestable, es decir, una superficie mucho mayor que en anterior caso. Mientras que el electrodo de cobre tiene tendencia a adherirse a la superficie metálica del panel, el electrodo de carbono transmite también la electricidad y por tanto el calor, pero sin embargo debido a las características oleaginosas del electrodo este puede describir trayectorias sobre el panel. Facilita así la distribución del tratamiento por una superficie más amplia. Por regla general se recomienda que al panel embolsado se le aplique un tratamiento térmico en forma de espiral desde el exterior del área inestable hacia el centro reclutando más material y calor la zona que se entiende más estirada (el centro de la deformación). Sin embargo también puede darse el caso de que la zona estirada sea alargada, en cuyo caso se recomienda una aplicación en zig-zag. El enfriamiento se realizará con paño húmedo.

Típica huella dejada por un tratamiento térmico con carbono.

Ambos tratamientos se acompañan de un batido de la chapa que facilite el aliviado de tensiones en el panel.

¿Quedaste con ganas de más? Habrá más. Sl2

 

Comentarios cerrados.